¿Te has dado cuenta de cómo ha evolucionado y cómo es la oratoria moderna?

oratoria moderna

Antes, hablar en público consistía en hablar alto, estirar los brazos y enfatizar ciertas palabras y frases clave. La idea de que los discursos tenían que ser dramáticos, no se permitían las sonrisas y el código de vestimenta era formal: zapatos, corbatas y chaquetas.

Afortunadamente, la oratoria moderna es menos formal y se centra en establecer una conexión significativa con el público. En El Trampolin, te damos algunos consejo para enteneder que ha cambiado

Oratoria moderna

La oratoria ha evolucionado hasta tal punto que ya es habitual que los políticos comparezcan sin chaqueta, camisa de manga larga y corbata.

Algunos políticos incluso se remangan las mangas largas de sus camisas para enviar un mensaje implícito de que van a buscar trabajo.

Pero por antigua y lejana que parezca la elocuencia, es una realidad innegable de nuestro tiempo. A medida que la industria recurre cada vez más a robots y ordenadores para realizar tareas repetitivas, el mercado laboral exige trabajadores cada vez más inteligentes.

Del mismo modo, los profesores universitarios de hoy, buscan estudiantes que no solo dominen la carrera elegida, sino que también tengan la capacidad de participar en presentaciones, conferencias y debates. Con el poder de cambiar industrias y crear nuevos campos de conocimiento.

Aquí tienes siete consejos de oratoria moderna, que te ayudarán a hablar como un experto ante un público y a inspirar, conmover y persuadir a una audiencia concreta para que pase a la acción.

Consejos para la oratoria moderna

En un mundo en el que todo lo que llevas puesto, tu comportamiento y tu lenguaje corporal es comunicación, es fundamental saber cómo llegar a tu público de la forma que deseas. Es vital acercarse a la gente sin cometer errores. Para ello, en la oratoria moderna es esencial determinar desde el principio el objetivo principal del discurso y planificar los puntos clave que hay que tratar en él.

Es importante que el discurso capte la atención del público y, para comunicarse con él adecuadamente, hay que asegurarse de que se interesa por lo que se dice. Para ello, es necesario

Consejo 1. Defina el objetivo final de su presentación, cuando de oratoria moderna se trata.

Describa en una frase la acción, visión o emoción que desea que su audiencia experimente claramente al final de su discurso. Este objetivo debe ser similar al título de su discurso, pero no implica que debe ser el mismo.

Consejo 2. Reúna material valioso para un público específico.

Identifique el tipo de personas que le escucharán para poder seleccionar, recopilar y proporcionar información que les ayude a resolver sus problemas. El material valioso se refiere a recursos como libros, sitios web y podcasts.

También puede incluir investigaciones científicas relevantes para el lector, estadísticas, cifras y acontecimientos recientes o pasados que puedan ser de interés para el lector o el sector en el que trabaja.

Consejo 3: Diseñe una estructura fácil de recordar.

Los cuadernos bien diseñados pueden ayudarte a recordar información de todo el mundo. Y no es casualidad que uno de los principales canales de conferencias y presentaciones en línea limite a los ponentes a explicar un tema, por grande o complejo que sea, en sólo 20 minutos.

Los oradores de talla mundial del canal de conferencias TED siempre han considerado la estructura de introducción, desarrollo y final con una llamada a la acción como una de sus herramientas más útiles.

Esta estructura clara te ayuda, como orador, a recordar claramente qué, en qué orden y cómo enfocar tu presentación. Al mismo tiempo, tu público prestará atención, disfrutará y recordará mejor la valiosa información que tanto le ha costado reunir y presentar.

Consejo 4: Recuerde los momentos importantes de su discurso.

Sí, seguimos creyendo en la memorización, pero para evitar la mecanicidad, sólo memorizarás la introducción, los puntos que quieres desarrollar y la conclusión. De esta forma, podrá explicar con naturalidad y espontaneidad los puntos principales que componen el desarrollo, mostrando seguridad y control en los momentos más importantes de su discurso: Introducción y Conclusión.

Consejo 5: Practica tu mensaje al pie de la letra.

Después de practicar hablando frente a una pared o un espejo sin interrupción de principio a fin, incluye a uno o varios amigos entre el público. Siéntalos, pide que te presten atención y, sobre todo, pídeles que no te interrumpan en absoluto. A continuación, empieza tu discurso imaginando que ya estás allí y no pares hasta que lo hayas completado de principio a fin.

Por último, puedes tener en cuenta las críticas constructivas de tus amigos, pero lo que realmente importa es que sigas tu estructura, consultes tus notas lo menos posible y pronuncies tu discurso sin interrupciones de principio a fin.

Consejo 6. Puesta a punto.

Después de cinco o siete sesiones de práctica, podrás percibir qué partes de tu presentación necesitan mejorar, como los nombres de los estudios científicos, las estadísticas clave, los acontecimientos históricos o recientes importantes, etc.

Si practicas la cantidad específica de detalle, que necesita ser mejorado en tu presentación aquí, diciendo: “Introduzcamos esta idea justo después de mencionar el punto 2”, recordarás de forma natural lo que quieres incluir en esta sección cuando vuelvas a practicar toda la presentación o sesión informativa.

Consejo 7: pronuncie su discurso con pasión.

Tu público percibirá en tus palabras y expresiones no verbales que sientes un gran entusiasmo por el tema que estás presentando. Mucha gente cree que sólo puedes transmitir tu pasión repitiendo lo que realmente quieres decir. Sin embargo, aumentar el volumen y el tono de ciertas palabras y frases transmitirás a tu audiencia tu amor por el tema de tu discurso o presentación.

Cuando utilices el puño cerrado de la mano derecha, déjalo caer sobre la palma de la mano izquierda extendida, como un martillo de hierro. O cuando bajas la voz y hablas con el pecho para mostrar autoridad. Su pasión por el tema también se notará cuando mencione nombres, fechas, cantidades de dinero o hechos históricos detallados que son absolutamente esenciales para convencer al oyente. En palabras del famoso filósofo alemán Friedrich Hegel, “sin pasión no hay grandeza”.

En Conclusión…

La historia registra discursos históricos que han movido a miles de personas a emprender acciones decisivas y concretas en favor de la libertad, la justicia y el bienestar de su pueblo y su país. Mahatma Gandhi, Martin Luther King Jr. y el libertador estadounidense Simón Bolívar son los mejores ejemplos.

A través del poder de sus palabras, estas personalidades han conseguido encantar, inspirar y persuadir a miles de personas para que luchen por una vida basada en nobles ideales.

La oratoria se ha actualizado dinámicamente para adaptarse a los nuevos tiempos y al uso de la tecnología, pero su esencia no ha cambiado ni cambiará nunca. Esto se debe a que la gente quiere ser valorada y apoyar el crecimiento y la prosperidad de sus familias, países y culturas.

Practicando los pasos que se dan en nuestro curso de oratoria y aprendiendo el poderoso discurso que caracteriza a los grandes líderes, podrás seguir atrayendo, inspirando y guiando a los que te rodean hacia una vida de altos ideales.

oratoria moderna

Cursos de oratoria moderna

Una oratoria bien entrenada y practicada nos proporciona los recursos necesarios para ser expresivos, fluidos, menos temerosos y más reflexivos en nuestros argumentos y respuestas, ganando así flexibilidad en nuestro pensamiento.

En resumen, hablar en público nos da fuerza y seguridad en todos los ámbitos de nuestra vida. Eliminar el miedo a hablar en público es uno de los retos del curso de Oratoria, que te ofrece El Trampolín.

Aquí se explican las mejores técnicas para convertirse en un orador profesional. También se pueden mejorar las habilidades de liderazgo y presentación de forma más cómoda.